Equinoccio de Otoño

Mesa de estación: Sala Rosa
Foto: Mtra. Paola Otriz

Aleteo

¿Qué vuela en mi balcón? 
¿Qué vuela en mi patio? 
En color, con soltura, 
con desapego, con vigor, 
con desarraigo, con ternura, 
hablando con su vuelo 
de un despojo alado
que al asombro incita.
                   
Son las hojas de mi planta 
que dejando el tronco 
no las abandonan, 
las embellecen 
dando a su entorno 
un tierno adorno, 
aroma, ritmo y color. 

Rosmarie saltzmann

Basta con que miremos a nuestro alrededor para ver y sentir el rítmico fluir de las estaciones. 
Al inicio de un nuevo ciclo anual las fuerzas del verano nos acompañan y poco a poco se van interiorizando con la llegada del otoño. Todo se transforma, nos acompañan los colores ocres, amarillos y marrones. Observamos la naturaleza; las hojas comienzan a caer y los árboles quedan como dormidos. Sin embargo la tierra está más despierta que nunca, guardando la vida en su interior para florecer en la próxima primavera.

El hombre vive inmerso en estos ritmos y ellos viven también en él. Es por ello, que en la Pedagogía Waldorf consideramos fundamental esta conexión con el entorno y los ritmos estivales procurando que los mismos puedan vivenciarse dentro de la escuela.

¡Les compartimos a continuación algunas sugerencias otoñales para hacer en familia!

Guirnaldas otoñales:

Centros de mesa:

Mtra. Lucila Perdomo

Post by Colegio Waldorf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.