Actividad de Cuarto Grado

“Germinan las plantas en lo profundo de la tierra. Brotan las hierbas por el poder del aire. Maduran los frutos con la fuerza del sol, así germina el alma. Así brota el poder del espíritu en el fondo del corazón a la luz del mundo. Así madura la fuerza del hombre al resplandor divino”

Rudolf Steiner.

Luego de haber vivenciado en el 2020 todo el proceso del ciclo del trigo (preparar la tierra, sembrar, cuidar, esperar y cosechar) este año nos encontramos con la maravillosa libertad de elegir ¿qué haremos con los frutos de nuestro trabajo?

Trillamos el trigo, separamos los granos, donamos una gran parte a 3er grado para que este ciclo no se cierre. Después molimos el resto y llegó el momento de escuchar las opciones, ¿qué podemos elaborar con nuestra harina?

Pasaron varios días, semanas, pensamos y buscamos recetas posibles hasta que un día de pronto, una brillante idea surgió:

“Ya que nos quedamos a comer todos los miércoles, ¿por qué no hacemos unos tallarines caseros ese día y ya resolvemos el almuerzo? 

¡La idea nos pareció fantástica! Así que nos pusimos manos a la obra y averiguamos todo lo que necesitábamos para elaborar en conjunto una gran cantidad de tallarines caseros.

Ese miércoles se transformó en un día muy especial. Fuimos a la feria a comprar los huevos, organizamos las mesas, pesamos la cantidad de harina que necesitábamos, comenzamos a amasar y a estirar. Pasamos por varias dificultades, se nos empezaron a romper los tallarines y tuvimos que enfrentar ese problema, tomar nuevas decisiones, elegimos hacer cintas y ¡funcionó! Fue una tarea muy intensa que nos llevó todo el día. Pero cuando terminamos y los cocinamos acompañados de 3 diferentes salsas, la magia llegó, todo/as estábamos de acuerdo en algo…

                      “¡Nunca habíamos comido unos tallarines tan ricos!” 

Post by Colegio Waldorf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.